Saltar al contenido

¿Qué relevancia tienen los productos orgánicos?

Si bien la nutrición acostumbra a estar relacionada con la salud, su impacto va considerablemente más allí. Nuestros hábitos alimenticios están relacionados directamente con la economía, el medioambiente, la cultura, la pobreza y la salud de una sociedad. Esta percepción ha generado cambios en el consumo, reflejados en el incremento del consumo de productos orgánicos y saludables.

¿Qué es la agricultura orgánica?

La agricultura orgánica se define como una práctica centrada en la calidad de los productos y un proceso de producción plenamente comprometido con cultivos naturales. Por medio de la agricultura orgánica, los comestibles se generan con métodos que no usan agrotóxicos sintéticos, transgénicos o bien fertilizantes químicos. Las técnicas empleadas en el proceso de producción respetan el medioambiente y pretenden sostener la calidad del comestible. Así, el producto disminuye la posibilidad de daños a la salud de los usuarios y de impacto a la naturaleza. Esta clase de producción ha ganado miles y miles de seguidores en los últimos tiempos, sobre todo por el cambio de mentalidad de la población que, poco a poco más, busca comestibles sanos y que no tienen substancias que pongan en riesgo la salud.

Uno de los principios más esenciales de la producción orgánica es la conservación y ampliación de la biodiversidad. A través de la restitución de la biodiversidad vegetal, es posible restituir numerosas interactúes entre el suelo, las plantas y los animales, lo que genera efectos ventajosos para el agroecosistema.

¿Por qué razón consumir alimentos y productos orgánicos?

Poco a poco más usuarios se han adherido al consumo de productos orgánicos. Conforme las investigaciones efectuadas, los 3 motivos de este incremento son: la búsqueda de sabor y lozanía en los comestibles, la preocupación por la salud y una mayor conciencia medioambiental.

Los productos de origen orgánico se identifican de forma fácil, en tanto que cuentan con el sello de alguna corporación certificadora. Esta certificación prueba que el comestible está exenta de substancias dañinas para la salud y, siendo generado en un sistema productivo que ha conservado el medioambiente natural, contribuye a la mejor calidad de vida no de un consumidor apartado, sino más bien de toda la sociedad.

Para comprender la clasificación de los productos orgánicos, se apartan en 4 tipos:

Producto cien por ciento orgánico: cien por ciento natural (in naturaleza), cultivado siguiendo todas y cada una de las indicaciones de producción orgánico.

Producto orgánico: el producto contiene por lo menos el noventa y cinco por ciento de ingredientes orgánicos producidos, con exclusión del agua y la sal.

Producto hecho con ingredientes orgánicos: el producto contiene por lo menos del setenta por ciento al noventa y cinco por ciento de ingredientes orgánicos.

Producto natural: el producto contiene menos del setenta por ciento de ingredientes orgánicos, mas prosigue exactamente las mismas indicaciones que los productos orgánicos procesados.