Saltar al contenido

Vinoterapia, historia y beneficios

Diríase que la vinoterapia fue creada por 2 franceses, Matilde Cathiard y Bertrand Thomas, que crearon el primer spa de vino del planeta, Las Termas de Caudalie, cerca de Burdeos (Francia), una zona famosísima por sus vinos.

En verdad, la historia va a haber sido otra. En mil novecientos noventa y tres, a lo largo de las vendimias de la familia de Mathilde, en Château Smith Haut Lafitte (una de las casas de vino más conocidas y reputadas de Burdeos), un maestro universitario compartió con ellos su admiración. “¿Sabían que tiran un tesoro?”, interpeló. Se refería a las cascarillas y pepitas de uvas que acabarían en el proceso de vendimia. Joseph Vercauteren, maestro de la Universidad de farmacia de Burdeos, ha revelado a la familia las capacidades antioxidantes de las uvas, y sobre todo la riqueza de los polifenoles, que resguardan el organismo de los radicales libres, la primordial causa del envejecimiento. En los polifenoles, resalta el resveratrol, generador de defensas inmunitarias y que contribuye a una mayor longevidad.

Pronto se descubrió el potencial para la estética de las propiedades del Vino, y de este modo nació Caudalie en mil novecientos noventa y cinco.

El término caudalie es, en cuanto al resto, del campo de la enología: es la medida del tiempo que el vino persiste en la boca tras la degustación. Un segundo de persistencia equivale a un caudalie. Y cuanto mejor sea el vino, más caudalies va a tener.

Desde mil novecientos noventa y nueve, cuando se inauguró el primer spa de vinoterapia, hasta el día de hoy muchos productos han visto la luz del día, y otras termas dedicadas al vino han aparecido en el mundo entero.

Para muchos puede ser sorprendente que una bebida alcohólica relacionada con tantos problemas médicos se aplique como terapia o bien como tratamiento para la belleza de la piel.

Mas hace bastante tiempo que se sabe de las ventajas de una copa de vino en el momento de comer, que, entre otras muchas cosas, favorece a la salud cardiovascular.

En el caso de la vinoterapia no se toma el vino, este solo se utiliza como aceite para masajes. Así, la piel absorbe sus propiedades rejuvenecedoras y nutrientes para conseguir un mejor aspecto general y, al tiempo, intentar suprimir las tensiones anatómicos ocasionadas por el agobio diario.